jueves, 25 de noviembre de 2010

JODIDA PERO CONTENTA

En Buika todo es fusión. . .espléndida fusión. El fado, la copla, la rumba, el tango, las rancheras y, por supuesto, el flamenco se fusionan en una voz fuera de lo común. Su voz es grito y lamento, alegría y tristeza. Su gracia y malaje totalmente gitanos hacen reír al público con el que dialoga explicando culpas, falsos amores y emociones que llegan a todos aquellos que la escuchan embobados. "Debes cantar sobre todas las partes que componen tu ser, no sólo lo bonito. El arte que llevamos dentro a veces está en nuestro dolor, está en todas partes y debemos vivirlo abiertamente y soltarlo en todo momento como la respiración", confiesa Conchita Buika en su presentación del Adrienne Arsht Center and Rythm Foundation de Miami que resultó ser un homenaje a Chavela Vargas.
Vestida con una bata de cola en verde, amarillo y luces coloradas, la mujer que aparece en escena acompañada por un pianista (Melón) fuera de serie, es fantástica. Nadie quiere que el concierto termine. Si nos habla de que acepta las muchas culpas que tiene y decide que ya basta, estamos totalmente de acuerdo y si nos dice que está jodida pero contenta nos parece perfecto.
Un auditorio de pie le pide que se quede pero varios regalos después finalmente sale del escenario. Lo que quiere en esta ocasión es volver a casa y no tener que aprender inglés que le sale muy mal.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

viernes, 12 de noviembre de 2010

COMO TE DIGO UNA CO. . .

En su edición del viernes 12 de noviembre, día del cartero por si no lo sabe, El País nos avisa que a las 24 horas de haber sido declarado merecedor del Premio Nacional de Artes Plásticas Santiago Sierra lo había rechazado pues no quería colaborar con "un Estado que es cómplice de guerras dementes y que, entre otras muchas cosas, dona el dinero común a la banca. . . Quiero que me paguen por trabajar, no por hacer reverencias".
Como comenté en mi anterior inserción, la obra de Sierra siempre se propone provocar al espectador y, en algunos casos, al que participa en el "happening". Si bien la provocación en el arte no es nada nuevo, algunos logran su trascendencia crítica. Sierra es uno de esos y ha tenido el buen tino de provocar con el rechazo del premio otorgado.

sábado, 6 de noviembre de 2010

viernes, 5 de noviembre de 2010

ARTE CONTEMPORÁNEO

Probablemente uno de los trabajos que más disfruté en mi larga carrera en la administración pública fué mi breve estancia como Directora del Museo Tamayo.
Pese a que a mi llegada ya tenía todo el año programado con varias exposiciones que no pensé adecuadas para el recinto, varias otras compensaron con creces mi función. Entre estas, no poco destacada fue la creación de lo que llamamos la Sala 7, donde pudimos invitar a jóvenes artistas de varias partes del mundo que presentaron propuestas imaginativas para el público interesado en el arte contemporáneo. Entre estos jóvenes estuvo Santiago Sierra (Madrid, 1966) que acaba de recibir el Premio Nacional de Artes Plásticas 2010 de España.
La propuesta inicial de Santiago para el Tamayo consistía en meter un coche en el pequeño espacio de la Sala y chocarlo contra las paredes. (No recuerdo si se pretendía chocarlo de tiempo completo mientras el público admiraba el espectáculo o ya lo admiraba una vez concluido el desperfecto.) Dado que aquello podría parecer un atentado contra el patrimonio nacional, pedí un acuerdo con el Director de Bellas Artes, mi jefe, quien por supuesto sugirió enérgicamente que descartara la idea. No deseando incurrir en una trasgresión política con un artista, cosa seria para efectos de difusión, comenté el asunto con Santiago que ya tenía en mente otro planteamiento: contratar unos 300 jóvenes para que permanecieran parados -y casi encerrados- en la sala, mientras el público los miraba, los fotografiaba y los grababa.
Aquello ya no parecía problemático, no atentaba contra el recinto, y sería interesante ver y documentar la reacción tanto del público como de los propios jóvenes. Aceptado el proyecto, procedimos a contratar a unos jóvenes seleccionados de una preparatoria militarizada e inauguramos la exposición.
Confieso que para mí, aquellas fueron las tres o cuatro horas más angustiosas de mi vida y acabé con un dolor de estómago que me duró un par de días. Los muchachos sudaban y el público los miraba como si fueran animales en el zoológico. La tensión se sentía entre unos y otros y debí terminar con el espectáculo mucho antes de lo previsto.
Luego de aquello ví varias propuestas de Sierra, entre estas las fotografías de migrantes africanos en barcazas llegando a Barcelona, otra de mujeres campesinas mexicanas esperando ayuda oficial y en otra ocasión el traslado en camión de los asistentes a una exposición a un barrio popular de tendencia violenta.
También recuerdo que hace algunos años, en la Bienal de Venecia cerro tapió el pabellón español y no dejaba entrar a nadie que no trajera su cédula de identidad, lo cual fue todo un acontecimiento.
Leo en El País que el Ministerio de Cultura le ha concedido el premio "por su obra crítica, que reflexiona sobre la explotación y la exclusión de las personas, y genera un debate sobre las estructuras de poder, tal y como se manifiesta en sus diversos proyectos desarrollados a lo largo de dos décadas" y que el fallo no fué unánime, habíendose concedido después de un "acalorado debate".
¿Su última presentación?: la filmación de todas las combinaciones posibles de penetración anal entre hombre y mujeres blancos y negros que por pudor no incluyo.

Y AHORA, ¿QUÉ?

Con gritos y sombrerazos los pudits dicen y se contradicen: ¡se los dije!; no, es que que. . . ; si, pero. . .
Buscaba en los diccionarios la traducción de shellacking -palabra utilizada por el Presidente Obama para describir su abrumadora derrota en los comicios intermedios de Estados Unidos- pero no lo encontraba. Me estaba equivocando, shellack lleva doble ele. Ahora yo comento que, como shellack significa barniz, la palabra shellacking sería barnizada, que para nada hace honor a la vapuleada que le dieron a Obama el pasado 2 de noviembre.

Claro, él es un hombre muy adusto, muy sereno y reaccionará. . . Claro, los republicanos ya anunciaron que no van a negociar. . .
¿Seguirá distante y sereno?

jueves, 4 de noviembre de 2010

FRIEDRICH KATZ

Escribo esto el día en que se hace un homenaje a Friedrich Katz (Viena, 1927) en la Universidad de Columbia de Nueva York y no me cabe duda que se le harán muchos más tanto en el vecino país como en el nuestro.
Para los historiadores mexicanos, el gran maestro que fue Friedrich Katz se plasma en todos los diarios del país. Pocos han dado una visión de la importancia de México en el mundo como él, dice Aguilar Camín el diario en Milenio. A México lo llevaba en la médula desde que su familia había huido primero de Alemania, luego de Francia, y después de Estados Unidos a raíz de la Segunda Guerra Mundial. Para la familia Katz, de filiación comunista, México sí era una país civilizado, no aquellos.
En La Jornada, Enrique Florescano relata que al conversar con Friedrich Katz llamaba "la atención verlo transformar el alegato en diálogo, o extraer aspectos positivos de posturas a primera vista irreconciliables".
Al recordar su vida con su maestro y amigo, Eugenia Meyer destaca su gran generosidad y, también como sus demás alumnos, su capacidad de ver siempre el lado positivo de las cosas.
En su homenaje de la Universidad de Columbia, la historiadora emérita retrata con gran cariño a quien recuerda al inicio de su amistad en los años sesenta como un sui generis Inspector Poirot que llegaría a su pequeña oficina del Museo de Antropología para sugerir que documentaran, a través de la historia oral los testimonios de los viejos villistas. Siempre generoso, Meyer comenta que Katz accedió a ser asesor del proyecto singular que ha llegado a ser piedra de toque para entender la Revolución Mexicana.
Para Meyer resulta un tanto incomprensible que un hombre tan callado y sereno como Katz haya emprendido a viento y marea un proyecto tan complejo. Desentrañar y reconstruir con valentía a Villa en sus múltiples facetas, evitando en lo posible los adjetivos y sin soslayar sus vicios o virtudes fue la gran obra de Friedrich Katz.
También Guadalupe Villa, nieta del Centauro del Norte está en Nueva York para asistir al homenaje que rinde la Universidad de Columbia a Friedrich Katz. Tutor de su tesis doctoral, tuvo la suerte de tratar fuera del ámbito académico al hombre que consagró su vida a estudiar la historia de México. En la pena de perder a este hombre talentoso, Guadalupe se deshace en adjetivos: su respetado y admirado maestro fue amable, sencillo, jovial, generoso, comunicaba sus conocimientos con sabiduría y sencillez y,en ese sentido, nunca fue avaro. Friedrich Katz, era un tipazo y, sin duda, el mejor biógrafo de Villa.

lunes, 1 de noviembre de 2010