jueves, 16 de septiembre de 2010

MIS IMPRESIONES

Aquello me pareció un desmadre padre, con perdón. Sin ton ni son, todo pareció bueno e importante a los organizadores: camoteros, barrenderos, jugueteros, artistas e intérpretes, indígenas y catrinas. Todo se vale porque ese es México. Y porque es México nos encanta. De repente pensé en la olimpiada de los chinos, todos perfectos, marchando o ejecutando su papel con la presición y el orden de un reloj de los de antes. Lo comenté con Jósele quien, inteligente, me dijo: Tere, si fueramos chinos no estaríamos hablando por teléfono de esto ni yo estaría leyendo Tokyo Blues. Razón tiene y mucha.
Pero vuelvo a la crítica.
Lo que más me gustó fué la marcha de revolucionarios desmembrados y atrás, la bola. Interesante propuesta, de buena factura y bien ejecutada. No he podido encontrar hasta ahora una fotografía buena. La que aparece la tomo de Excelsior y entiendo que se considera de mal gusto apropiarse de fotos de los periódicos.
También me gustó el Coloso que quisiera saber dónde quedará después de su efimerísima y gran aparición en el Zócalo ¡es el monumento que debe permanecer! No estela de luz, no parque: el pueblo mexicano que ha sido capaz de grandes cosas. . .y perdón por ser patriota o patriotera.
Hay que decirlo: las luces y los incendios del australiano fueron espectaculares y creo que el Kukulcán que esperé con ansia loca, a la luz del autraliano se vió mejor -aunque y me hubiera gustado más en jades. También creo que el Quetzalcóatl debió tener plumas de águila al por mayor e ir acompañado por una banda de tambores de guerra aztecas. Concepto bueno pero, para mí, parecía más apropiado para la ópera no para el desfile.
Después, me encantó ver desfilar diversas etnias de la nación y, en especial, me interesará conocer algo sobre los hombres camuflados de heno. Preguntaré primero a mi consuegra Celia que es muy versada en esto.
Confieso: no creo que estuvo bien logrado el desfile de la muerte. Siempre tan lucida la Catrina, aquí no me lo pareció.
Todo es personal. Todo lo vemos desde nuestras propias ópticas: nuestra educación, nuestra cultura, nuestro interés, nuestro desinterés. Este fue, pués, uno de tantos comentarios.

1 comentario:

R. dijo...

Creo que eres generosa con tu evaluación el coloso es Lenin de petate. desde la televisión no pude apreciar ni el desfile ni el evento en el zocalo a cabalidad. Pero eso si, fué un esfuerzo desperdiciado.

Dejariamos de ser pueblo globero.