domingo, 7 de febrero de 2010

ATERRADA



A mi tierna edad, jamás me había hecho un reconocimiento médico o check up. Dado un problema frecuente que llegó a casi impedirme andar, me armé de valor -si te buscan te encuentran, me decía- y, gracias a mi buen amigo Toño Lazcano, logré una cita en el Instituto Nacional de Nutrición.
Creo que de inmediato me arrepentí. Me llamaron, me dieron cita para el día siguiente -cosa que fue buena porque si lo pienso más no lo hago- y, como la cosa era de internarse, así lo hice el pasado miércoles 3, no sin antes manifestar mi angustia por el "evento". Toño me decía que no preocupara que todo era tranquilo y en realidad lo fue aunque no sin sus sobresaltos.
Hiper tensa controladísima, hasta la presión me subió con lo cual fui candidata inmediata a un eco cardiograma y la presión me la tomaban cada 3 horas, por fortuna con buenos resultados. Me tomaron una placa de tórax -cosa que no me había hecho desde que entré a la universidad hace 54 años- me sacaron sangre, la orina se analizó y una que otra vejación hube de sufrir, la menor de las cuales no fue precisamente la mastografía a la que las mujeres hemos de someternos so pena de muerte.
Tres días estuve en este hospital de gran prestigio que es un hervidero de médicos, pacientes, personal de limpieza, etc.. Para concluir, me preguntaron si había visto a un angiólogo. ¡Ese médico me faltaba antes de llegar a Catemaco! (Que conste que también pienso en la acupuntura.) Nunca se me había ocurrido pero fué la indicación de el jóven médico de Monterrey solicitara un ultrasonido venoso. Nada grave me encontraron: corazón bien, hígado bien, riñones bien, insuficiencia venosa pero nada preocupante.
Resultado: dieta y ejercicio. ¿Ha oído hablar de la vela perpetua? Pués yo soy la de la dieta perpetua. Servidora que investigó y escribió sobre esta transición a la vejez, no ha hecho mucho caso de esto: lo sé todo -bueno, es un decir- pero no me lo aplico. Soluciones mágicas, la pildorita, el tratamiento:
DIETA Y EJERCICIO

1 comentario:

joan dijo...

Teresita

No sabes lo que te comprendo. Yo ando ahora con la resonancia magnetica ya que mi pierna la derecha de repente la dan toques, sensaciones extrañas y de repente me duele segun el doctoe tengo un problema en la parte baja de la espina un poco por la edad y otro poco por el golpe. ya me dijo que sin el estudio nada puede hacer. clasica yo prometo que ya voy a iru de verdad ya voy a ir